Betacaroteno o Provitamina A, un antioxidante indispensable

Betacaroteno o Provitamina A, un antioxidante indispensable
El Betacaroteno o Provitamina A es la principal sustancia antioxidante que nuestro organismo necesita incorporar en nuestras comidas diarias para prevenir enfermedades.

¿Qué es el Betacaroteno o Provitamina A?

El betacaroteno, es un precursor de la vitamina A, perteneciente a un grupo de sustancias antioxidantes llamadas carotenoides, que proporcionan a las frutas y verduras su color rojo, naranja y amarillo. A diferencia del retinol que es vitamina A de origen animal, el betacaroteno se encuentra sólo en los vegetales. Este antioxidante en el intestino acaba transformándose en vitamina A, a medida que el organismo la necesita.

Algunos especialistas sostienen que el betacaroteno es más aconsejable que la histórica vitamina C, ya que ésta es sensible al calor y a la oxidación. De ahí, el interés de incluir cada día verduras crudas en forma de ensaladas, o ligeramente cocinadas para minimizar las pérdidas de este nutriente.

Esto no sucede con aquellos alimentos ricos en provitamina A, ya que pueden ser cocinadas sin perder sus propiedades benéficas, ya que no se destruye con el calor.

Las hojas del nabo, además de antioxidantes como vitamina C y vitamina E, contienen betacaroteno en importante cantidad.

Alimentos con betacaroteno

Alimentos con betacaroteno

La zanahoria es el alimento más abundante en betacaroteno. Las verduras de hoja, (acelga, espinacas, endibia, borraja) son ricas en folato y fibra, y asimismo, aportan betacaroteno (en estas verduras el color naranja está enmascarado por el pigmento clorofila) y vitamina C (salvo la endibia).

Al  igual que en el resto de las verduras, las hojas más externas son las más vitaminadas.

El betacaroteno también se encuentra en las naranjas, las ciruelas, las remolachas y el tomate, entre otras frutas y verduras. Esta importante vitamina es la que le confiere a estos productos naturales su típico color, naranja o rojo, por ejemplo.

Nuestro organismo necesita vitamina A para mantener en buen estado de la piel y las mucosas entre ellas, las  que recubren el interior de los bronquios y reducir el riesgo de afecciones respiratorias. Con un consumo abundante de estas verduras, mejoraremos el estado de la mucosa bronquial, y aliviaremos la tos.

Deficiencia de Provitamina A o betacaroteno

La deficiencia de esta vitamina se acompaña de queratinización de las mucosas que recubren las vías respiratorias, digestivas y urinarias, de la piel y del epitelio de los ojos, fenómeno que reduce la función de barrera de estas membranas, como protectoras del cuerpo contra infecciones.

Incrementa la probabilidad de sufrir dolencias en las articulaciones, ya que dificulta la regeneración de los huesos. Puede producir ceguera crepuscular (mal llamada ceguera nocturna), por lo cual disminuye la agudeza visual cuando oscurece.

Tal vez te interese leer: Vitaminas y minerales para mejorar la visión

También puede aparecer sensibilidad a infecciones como el sarampión y xeroftalmia (trastornos oculares importantes), que suelen relacionarse con absorción, desnutrición crónica importante, y pérdida de peso, por una enfermedad debilitante como el cáncer. En la xeroftalmia, se termina afectando la córnea que origina reblandecimiento y ceguera.

Otros síntomas de esta deficiencia son pérdida del apetito, inhibición del crecimiento, anormalidades esqueléticas, y pérdida del sentido del gusto.

La carencia de vitamina A aumenta la susceptibilidad a infecciones bacterianas, virales o parasitarias, por su función en el mantenimiento de la integridad de las mucosas. Sin vitamina A desaparece la “barrera” contra las infecciones.

Por otro lado, pueden aparecer alteraciones cutáneas, como la hiperqueratosis folicular, donde la piel se torna seca, áspera y escamosa, se la llama “piel de sapo”. Al principio, pueden afectarse muslos y antebrazos, pero en etapas avanzadas se afecta todo el cuerpo.

Propiedades del betacaroteno

El gran poder del betacaroteno es su acción antioxidante, capaz de neutralizar la actividad negativa de la oxidación de las células. La oxidación hace que se formen radicales libres en las células, los que son responsables de nuestro envejecimiento celular.

Parece que este antioxidante actúa destruyendo esos radicales libres, al contrario de la vitamina E, que lo que hace es actuar previniendo su aparición. Pero, fundamental tanto una acción como la otra, así que el betacaroteno ayuda de una forma muy eficaz a la acción de la vitamina E, presente por otra parte también en muchas frutas y verduras.

Algunos estudios demuestran que la ingestión de betacaroteno rebaja el riesgo de sufrir cáncer, protege a los ojos de las cataratas y,  algo también importante que se ha descubierto hace poco tiempo, es que reduce las úlceras de estómago.

Se recomienda sobre todo el betacaroteno para fumadores, que en general, tienen una cantidad menor de vitamina A en su organismo.

Existen estudios recientes que demuestran que el betacaroteno actúa estimulando el proceso inmunitario del organismo, evitando que progresen algunas lesiones cancerosas.

Incluso se ha demostrado, que la ingesta de grandes cantidad de frutas y verduras que contienen muchos carotenoides, se reducía hasta tres veces, como mínimo, el riesgo de sufrir algunos tipos de cáncer.

Lo que también  está comprobado es, que haciendo un análisis clínico a personas que sufren esta enfermedad, se observa que éstas tienen una cantidad muy baja de este compuesto, respecto de otras que no padecen ninguna dolencia.

Dosis diaria de betacaroteno

Se recomienda tomar 500 microgramos al día de esta sustancia, para tener la cantidad suficiente, normalmente estaría comprendida en dos piezas de fruta o verdura.

Se ha demostrado científicamente, que este pigmento se convierte en vitamina A, y además es un poderoso antioxidante de las células, y por lo tanto retrasa el envejecimiento de éstas.

Contraindicaciones y efecto secundarios

No se ha determinado ningún efecto secundario debido al consumo de betacarotenos, por lo que quizás, lo único evidente, pero nada peligroso, sería que tomados en exceso, dan a la piel un aspecto amarillento, debido a su pigmentación.

El consejo, después de saber un poco más sobre los benignos efectos del betacaroteno o provitamina A, es que empecemos a consumirlos con más asiduidad, ya sea a través de la alimentación o de suplementos como betacaroteno en cápsulas.

Comer frutas y verduras frescas diariamente, o a través de batidos o jugos a base de zanahorias, naranjas, mandarinas, o todo tipo de frutas que posean ese color anaranjado, típico de los carotenos. Si no le gustan los jugos o batidos, incorpore más tomates, remolachas, zanahorias o espinacas a sus comidas, ya que éstas también son grandes portadoras de este antioxidante.

Impactos: 13

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Opción Natural como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos se realiza solamente para responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en los servidores de Banahosting. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info @ opcionnatural.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.