Vitamina E para la prevención de enfermedades degenerativas

Vitamina E para la prevención de enfermedades degenerativas

 

La vitamina E es un gran antioxidante. El oxígeno es uno de los componentes primarios de la naturaleza que sustenta la vida. El mismo oxígeno, en el interior del cuerpo, a través de ciertas moléculas, se convierte en excesivamente reactivo y comienza a causar daños a través de la formación de radicales libres. Esto se conoce como estrés oxidativo. La vitamina E, como antioxidante, ayuda a prevenir el estrés oxidativo, evitando de este modo el daño celular y el envejecimiento de las células.

Beneficios de la vitamina E para la salud

El cuerpo absorbe el colesterol, una sustancia grasa en los alimentos, y esto se transfiere desde el hígado hasta los diferentes tejidos para ser almacenado como grasas. Es transportado en el torrente sanguíneo por una molécula llamada lipoproteína de baja densidad (LDL). Cuando LDL se oxida, reacciona con el colesterol y una sustancia grasa cerosa llamada placa se deposita en las paredes de las arterias, lo que resulta en la interrupción del flujo de sangre, presión arterial alta y enfermedades cardio-vasculares.

La vitamina E ayuda a prevenir la conversión de colesterol en placa, y esto se hace por el alfa-tocoferol, no cualquier otra forma de vitamina E, por medio del hígado preferentemente en el torrente sanguíneo a través de una proteína llamada proteína de transferencia de alfa-tocoferol.

El efecto de la vitamina E en la prevención del cáncer no se ha establecido definitivamente. De acuerdo con un estudio realizado por la Asociación Americana de Investigación del Cáncer, la reducción de el riesgo de cáncer se asocia con una ingesta de alimentos ricos en vitamina E natural.

Otro estudio realizado encuentra poca evidencia de que la vitamina E tenga un efecto protector contra el cáncer de mama en las mujeres después de la menopausia. Por lo tanto, los investigadores han observado que no sólo la vitamina E sola, sino los alimentos ricos en antioxidantes pueden ser capaces de proteger contra el cáncer.

Numerosos estudios han establecido el efecto de la vitamina E en la protección de la piel de la radiación ultravioleta, cuyos efectos perjudiciales incluyen fotodermatitis, una reacción de tipo alérgico a los rayos UV del sol. La vitamina E, tomada a través de los alimentos o aplicada tópicamente, se ha demostrado que protege las membranas celulares de la piel.

Además de estos beneficios, la vitamina E puede proteger contra la enfermedad de Alzheimer, las cataratas (opacidad del cristalino del ojo) y pancreatitis (inflamación del páncreas). Además, la vitamina E puede ser beneficiosa en la curación de heridas y quemaduras, la reducción de cicatrices, ya que es regeneradora de tejidos.

La propiedad de la vitamina E de luchar contra el estrés oxidativo puede ser útil para los atletas, ya que su tasa de utilización de oxígeno es más alta que los que no hacen ejercicio, lo que se traduce en una mayor generación de radicales libres.

Todavía hacen falta más estudios sobre la vitamina E, antes de optar por suplementos busque la aprobación del médico. Sin embargo, en general se recomienda consumir alimentos que la contengan y comer varias porciones de verduras y frutas que son ricos en antioxidantes.

Compártelo...Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on Facebook3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *